5 estrategias ante el rechazo

5 estrategias que pueden ayudarnos ante el rechazo

Publicado por

Publicado el 17 febrero, 2017

 

“Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que perdemos” Paulo Coelho.

 

¿Alguna vez te han dicho que no? Seguramente sí, como a todos. Según el Diccionario de la Lengua Española, rechazar es forzar a alguien a que retroceda,  y define rechazo como el retroceso que hace un objeto al encontrarse con algo que le impide el paso. Trasladándolo a la vida, sentirnos rechazados significa no obtener la respuesta esperada cuando hemos decidido dirigirnos hacia algo. Negarnos algo que queremos o que hemos decidido conseguir no produce sentimientos agradables; sin embargo, existen maneras menos dolorosas de gestionar estas situaciones.

  • Causa única.

En ocasiones, podemos considerar como único motivo del rechazo nuestras propias características personales. Por ejemplo, pensamos que nos han despedido porque no hacemos bien nuestro trabajo, cuando el motivo podría ser una decisión organizacional que no tiene que ver directamente con nosotros y nuestro empeño. En estos casos, sería recomendable hacer una interpretación más global de los factores implicados en esa decisión, dónde el único y/o más importante no sea el personal.

  • Compatibilidad:

En otras situaciones, surgen discrepancias y pueden retirarnos de en medio por una cuestión de incompatibilidad de valores. Es necesario tener claro que no podemos ser compatibles con todo el mundo, y con quien parece que podemos serlo, no tiene por qué surgir una compatibilidad completa. Es decir, puede que no me estén rechazando por lo que soy, sino porque las expectativas e intereses del otro no son compatibles  con las mías.

  • Autoestima:

Si normalmente la valoración que haces de ti mismo es mala, probablemente te culpabilizarás por el rechazo y buscarás cualquier motivo para justificarlo, ya sea de ti mismo o de los demás. Si no logras valorarte bien a ti mismo, no lograrás que los demás lo hagan por ti. Para ello, es posible trasformar la experiencia negativa en un aprendizaje positivo que me permita enfrentarme a las nuevas situaciones con mayor resiliencia.

  • Valoración de la propia acción:

En ocasiones no somos realistas ni objetivos con la interpretación que hacemos del rechazo. Tendemos a negar nuestros errores y/o aptitudes deficientes, en lugar de aceptarlas y ponernos en marcha para solucionarlas o mejorarlas de cara a otras ocasiones, nos enquistamos en culpabilizar al rechazador.

  •  Sobredimensionar el rechazo como un hecho dramático

Las situaciones en las que nos niegan algo que deseamos, lo que supone una interferencia en nuestros objetivos, producen un desequilibrio que nos obliga a buscar nuevas alternativas y a encajar esta decisión (normalmente externa a nosotros mismos). Sin embargo, magnificar la importancia y relevancia de estas situaciones no favorece que se solucionen y, además, puede frenarnos o impedirnos avanzar hacia una nueva posibilidad.

 

Aprender a gestionar nuestros fracasos y frustraciones es una labor consciente y dolorosa. Sin embargo, existe la posibilidad de aceptar el dolor de la experiencia como un trámite necesario, como un pasaporte para transitar esa experiencia y no convertirla en una situación de sufrimiento crónico. Si sabemos gestionar las cuotas de dolor necesarias de rechazo o de otras experiencias negativas evitaremos quedarnos a vivir en la carpa eterna del sufrimiento.

Summary
Article Name
5 estrategias que pueden ayudarnos ante el rechazo
Description
Análisis de 5 estrategias que pueden ayudarnos a superar el rechazo y a gestionarlo de manera más saludable.
Author
Publisher Name
Psicodis: Organización y Apoyo

AÑADIR UN COMENTARIO